Una de las razones por las que Buiza enamora es por sus montes. Tanto por calidad como por variedad, el entorno de Buiza es todo menos monótono.


Haremos un recorrido por los montes desde la entrada de Buiza, al sur, en el sentido de las agujas del reloj.
LA VALLINA

Mal sitio para comenzar este recorrido, la verdad. La Vallina es el más anodino de los montes de Buiza. Sin embargo, tiene algo a favor: una espesa vegetación, entre hierbas y bosques, y promontorios rocosos muy fáciles y divertidos de subir en su extremo sur. Las formas por lo general suaves de este monte no deben engañar, ya que algunas zonas tienen pendientes muy elevadas.

Por la parte posterior está el antiguo camino a Folledo.

PEÑA RAYADA

llegando a San Antón
[clica para abrir]
Paso a Asturias desde la antigüedad, como confirman los restos de una calzada romana, esta collada lleva inicialmente hasta Rodiezmo, y en ella existió hace siglos un monasterio del que apenas quedan unas pocas piedras de sus muros definiendo la planta. Este paso que, además de elevado, es bastante llano y húmedo ya que lo recorre un riachuelo.
PEÑA DEL POZO

La Peña del Pozo suele ser la montaña que más impresiona al visitante de Buiza, ya que sus pandos caen directamente sobre el pueblo, contribuyendo a parecerla más masiva incluso de lo que es. Además, el gigantesco promontorio de roca que lo corona asombra por su tamaño y forma. Desgraciadamente, desde el pueblo apenas se puede distinguir por culpa del ángulo.


En la Guerra Civil fue cota estratégica y estuvo dominada por la República, quién se hizo fuerte arriba, hasta que cayó en un ataque de los franquistas. Aún hoy en día, montones de piedras y numerosas grietas esconden material de guerra oxidado.

El nombre de la Peña del Pozo viene porque antes había un pequeño lago, ahora seco, en una pequeña meseta enfrente de la cumbre.
PEÑA BLANCA
impresionante detalle de la cima
[clica para abrir]

La Peña Blanca domina el valle de Villafreo, en forma de caldera y mi lugar favorito de todo el entorno de Buiza. Antiguamente existió un pueblo ahí pero ahora únicamente hay grandes parcelas donde los caballos, y a veces ganado ovino, pastan libremente. La collada de la izquierda, adyacente a la Peña del Pozo, conduce a La Vid, un pueblo vecino.


las hayas del Faedo
[clica para abrir]
A la derecha de la Peña Blanca tenemos una gran mancha verde oscuro. Es el Faedo, nombre local (y muy asturiano) de un bosque de hayas muy hermoso.
MIRUJAL
El más impenetrable de los montes de Buiza, debido a la gran cantidad de vegetación entre peorno (roble joven), arbustos y escobas. A la izquierda podemos distinguir la Peña Blanca y el Faedo.


Este monte es especialmente importante para el pueblo ya que a él pertenece el manantial de agua que lo alimenta.

A pesar de que sus faldas son casi debido a la vegetación, existe una ruta larga pero cómoda: ir hasta la collada sur de la Peña Blanca y subir desde ahí hasta Llanoblanco.

Esta zona es sorprendente: extensa y prácticamente plana y libre de vegetación espesa. En lo alto hay praderas verde limón y multitud de afloramientos rocosos, incluso cristales de mineral blanco, probablemente calcita. Todavía se pueden ver huellas de prospecciones para extracción de mineral.

Después es ideal bajar por el Faedo, aunque también nos podemos acercar hasta Cualnegro, el pico oscuro situado sobre la Formiga, el promontorio blanco que destaca más o menos hacia la mitad de la foto.